Días sin bolos

Unos días sin bolos, aprovecho para practicar y escribir un arreglo de flamenco big band, el primero en ese estilo desde que grabé el disco, hace ya unos años. Escribo muy lento, a este paso tardaré otros cinco años (más o menos lo que tardé en escribir la música de aquel disco) en tener material para otra grabación, en fin paciencia…

Se trata de unos tangos, con acordes más cerca del mundo del jazz, pero a medida que avanzo (tengo la melodía armonizada y un coro de background- colchón de los pitos para acompañar al solista), escucho en mi cabeza una especie de coda cantada en unísono por varias voces sobre una cadencia bien flamenca. El paso de escucharla en la cabeza a escribirla es arduo, siempre me cuesta un montón y entraña cierto sufrimiento, es algo que no parece arreglarse con los años. Hace poco leí en una entrevista a Metheny que a él le pasa algo parecido a la hora de escribir música. Mal de muchos…

Comments

comments