Magnarelli

Conocí a Magnarelli en Nueva York en 1990, en la época en que yo vivía en aquella ciudad mi pasión de juventud por esta música. Joe fue desde el principio una persona increíblemente amable, y un músico superlativo. Veintitantos años después venimos a coincidir en una gira por que nos lleva por el norte y el sur de nuestro país. Magnarelli es un músico extremadamente sincero, su discurso es veraz, sin espacio para ningún tipo de pirotecnia, pleno de belleza y nacido de la tradición más profunda. Siento con placer la influencia de Kenny Dorham en su estilo, sinónimo de elegancia y clase. Me alegra poder haber acabado dos temas que escribí pensando en esta reunión, y que pude terminar (de milagro) a altas horas de la madrugada el día anterior a nuestro primer ensayo. Aún nos quedan algunos conciertos, soy muy afortunado de poder compartir escenario con músicos como él.

Con Magnarelli

Comments

comments