reflections

A tenor del bello tema de Monk  vengo a escribir de nuevo tras unas semanas de inacción principalmente debida a un problema en mi ordenador portátil. Sí, podía haberme comprado uno nuevo, el que uso es del año 2.007, ya se impone una renovación, no seamos tacaños…. pues NO!!!, no es cuestión de dinero, me niego a seguir los rumbos del inmundo mercantilismo que nos dicta que hay que estar a la última, especialmente en lo que a tecnología se refiere. ME NIEGO a actualizar ninguno de mis programas de software si actualmente sirven eficazmente su cometido. No nos engañemos, los updates son trampas encubiertas, disfrazadas de dulces promesas, en realidad destinadas a provocar incompatibilidades que nos obliguen a renovar nuestro ordenador.

Pues bien, mi computador ha sido felizmente reparado por mecánicos artesanos particulares,  las grandes tiendas se negaban a arreglarlo o bien me querían cobrar desmesuradas cantidades (en la esperanza de que claudicase de mi empeño y me gastara la pasta en un nuevo equipo).

Siento felizmente que he vencido esta pequeña batalla contra la obsolescencia que nos rodea.

Aquí dejo un video de algunas reflexiones de Carlos Taibo, que tanto suscribo.

Comments

comments